Lo que te lleva a la cima, no es lo que te mantiene ahí.

Todos sabemos una historia o conocemos a alguien, que después de haber logrado alcanzar un puesto alto,  sale de ahí y entonces para encontrar otra vez el mismo nivel se vuelve complicado.

Esto sucede por que es obvio que en las organizaciones los puestos directivos son menos entre el total que hay en una organización.  Entre más subes en lo profesional, más difícil se hace la competencia por que hay menores lugares que ocupar.

Es por eso, que es de suma importancia ser consistente con tu mensaje personal y que busques renovarte para poder mantenerte ahí.  Muchísimos profesionales, asumen que por que llevan años buscando ese puesto, que por que ya lograron estar en la mira de los altos mandos, ya la hicieron. Entonces se relajan o descuidan ciertos aspectos de su comportamiento y comunicación, que no es consistente con un líder y entonces pierden su lugar y para lograr encontrar otro se vuelve complicado.

El caso de una mujer ejecutiva que logró una dirección y era sumamente talentosa por su experiencia y por su gran inteligencia.  Su comunicación era un poco dura y vista como agresiva para la gente alrededor.  Cuando se empezaron a quejar las personas de estos comportamientos, no importó su talento y su gran conocimiento y experiencia, le quitaron el puesto y se lo dieron a alguien más.

No importa que eso haya funcionado en el pasado y que quizá fuera, sobre todo en una mujer, visto como un atributo en un mundo que suele ser rodeado de hombres, en el momento en que su forma de comunicar se sintió agresiva para otros,  se acabó.  Se que es injusto pero es real, lo que en un hombre puede ser visto como directo y  fuerte, en una mujer puede ser visto como agresivo y de mal modo.

A los hombres también les pasa, y en su mayoría por que los nubla el éxito y el poder que logran. Entonces dejan de aprender y dejan de observar qué los que importan son los que los rodean y cómo forman equipo.  Por mencionar uno, pero seguro hay muchos, que no demostró nunca grandes capacidades de liderazgo y hacen a un lado a su gente. Lo vieron subir y subir sin comprender cómo es que ha logrado tanto cuando claramente se nota que no está capacitado además de su falta de habilidad para ser un buen líder. Entonces llega el día en que se duda de sus capacidades y cuando voltean a ver a la gente para que opine y lo apoye, no hay un solo seguidor. Se acaba el glamour y se acaba el puesto con nivel.

Siempre ten en cuenta, que al llegar a un lugar, vienen otros retos y tienes que tener la humildad de seguir aprendiendo y de reconocer que lo que te sirvió en su momento, no es necesariamente lo que te servirá ahora.  Tú decides, cómo es que te quieres vender y cómo quieres proyectar tu mensaje profesional y trabaja para ser consistente en todo momento.

 

Foto: Dreamstime

 

Share Button

Comments

comments